¡En obras te veas!

Más que una maldición el proceso de ejecución de tu reforma debe ser un tránsito en el que te encuentres apoyado y arropado con la empresa que hayas elegido para ver realizado tu sueño y ver tu casa como siempre o desde hace un tiempo has deseado verla.

 

Por un motivo o por otro no las has podido llevar a cabo y, finalmente, se cumplen todas las condiciones necesarias. Vas a comenzar los trabajos en casa…

 

 

Trabajos preliminares: entre algodones

 

Antes de empezar a darle forma al proyecto se deben realizar una serie de trabajos que son necesarios para salvaguardar el resto de la vivienda del polvo y suciedad generados en las zonas a reformar. Esto cobra especial importancia cuando se trata de una reforma parcial y vas a convivir durante algunas semanas con albañiles, fontaneros, electricistas, carpinteros y pintores. En el mejor de los casos dispondrás de otra vivienda donde pasar tranquilamente el tiempo de tu reforma.

Se deben proteger las carpinterías, los suelos, las paredes y todos aquellos elementos de la casa en donde se vaya a producir especial tránsito. En edificios de viviendas debido a los trasiegos de materiales, elementos auxiliares, escombros y un largo etcétera incluso se deben proteger los elementos sensibles de las zonas comunes.

De este modo se minimiza en mucho la aprensión a los trabajos que se van a realizar en casa y al finalizar la misma todo seguirá en el estado que estaba inicialmente.

La demolición: ¡Vamos a hacer temblar las paredes!

 

Las puertas, los alicatados, las paredes, las instalaciones… incluso las estructuras pueden ser objeto de reforma. Retirar lo viejo para hacerle sitio a lo nuevo y mejorado es el objetivo; es además la parte menos atractiva de la obra y en la que más nos preguntaremos: Pero, ¿dónde me he metido? No hay que asustarse, suele durar muy poco y el polvo y los escombros producidos pronto estarán lejos de casa en su vertedero autorizado.

 

 

 

Creando espacios: se acerca lo bueno

 

Una vez se ha terminado la demolición comienza la parte creadora, donde las estancias comienzan a tomar la forma definida en la idea inicial. Se controla la geometría para que todo quede en su sitio; se controla la calidad de los materiales que se van a poner en obra y se controla la calidad de lo ejecutado. Es una parte de la obra gris, donde el color brilla por su ausencia, pero evidentemente necesaria pues estos elementos van a sostener las terminaciones que darán vida a las nuevas estancias.

Una vez la obra gris está lista pasamos a las terminaciones: los azulejos, los pisos, las pinturas, la iluminación… Todo aquello que va a dar luz y color a la vivienda y la dotarán de calidez y ambiente quedarán preparados para crear el hogar. Que duda cabe que el control en la ejecución en esta fase cobra una importancia extrema y es donde la empresa que realiza los trabajos debe poner el mayor mimo y dedicación y, por supuesto, una eficaz supervisión.

 

 

La entrega: Eh Voilà!

 

Sólo cuando se hayan terminado los trabajos con el rigor requerido y supervisado las terminaciones minuciosamente es cuando se hace entrega al cliente de lo ejecutado durante días o semanas. Una limpieza final de la obra lo ha dejado listo y le ha sacado el polvo para que el cliente se sienta satisfecho y el “sufrimiento” se olvide al primer vistazo.

 

 

Siempre en contacto: retroalimentación

En todas estas fases es de vital importancia el contacto con el cliente. Bien sea una obra con la mediación de una dirección técnica o directamente con el cliente, la comunicación y la retroalimentación es de vital importancia para que el objetivo mutuo que se persigue se vea reflejado en toda la extensión de la reforma. La satisfacción de la empresa que ejecuta el proyecto debe ser siempre la del cliente y para ello debe mantenerse constantemente pendiente de todas las situaciones que puedan ir surgiendo durante la vida del mismo y de la opinión del cliente acerca de la marcha de las obras y de las decisiones que se tomen y que puedan afectar al producto final es imprescindible.

José Román Arderíus

Arquitecto técnico

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Noir Blanc, Reformas Cocinas e Interiorismo. Reforma integrales de viviendas, locales, naves, cocinas, baños, suelos laminados, carpintería de pvc Kommerling,

Llamar

E-mail

Cómo llegar