25 de Septiembre de 2019

      VIDRIO             LAMINADO     

El vidrio laminado se compone de dos o más hojas de vidrio monolítico unidas entre sí por láminas de un polímero plástico. Si se rompe el vidrio, los trozos de cristal permanecen adheridos a la lámina plástica.

 

El material utilizado en esta capa (polímero plástico) añade características adicionales al vidrio laminado, como son: evitar lesiones en personas frente a rotura al evitar que los fragmentos se separen, el aislamiento acústico y el bloqueo de la luz solar.

 

Se suele identificar al vidrio laminado con cristales de seguridad, y aunque esta relación existe ,no son exactamente lo mismo. Los vidrios laminados poseen una resistencia adicional, pero no necesariamente tienen porque ser de seguridad, muchas veces son utilizados para este fin, utilizando cristales templados para cada una de las láminas.

 

El vidrio templado es un vidrio de seguridad, que en caso de rotura se produce la fragmentación en pequeñas partículas con una capacidad de corte mínima. Estas propiedades, se consiguen aportando al vidrio un tratamiento térmico específico, el cual aumenta su resistencia mecánica y a altas temperaturas.

 

El proceso de fabricación de este vidrio consiste en calentar el cristal hasta una temperatura de reblandecimiento para después enfriarlo muy rápido con aire.

 

Como consecuencia a este proceso, una vez templado, ya no puede ser cortado ni mecanizado, por lo que todas manufacturas que se realicen sobre el vidrio (muescas, corte, taladros, pulido, etc.) deben realizarse antes del proceso térmico.

 

Este vidrio es recomendable en aplicaciones donde existe riesgo de rotura (automoción, usos deportivos, mobiliario urbano y doméstico, mamparas, etc.). Para el uso doméstico, podemos ver el vidrio templado en espacios como escaleras, aportando transparencia, con diseños minimalistas y creando la sensación de amplitud a las estancias.

Los usos más comunes en este tipo de vidrio son: mamparas de baños y duchas, puertas de seguridad, cristaleras de negocios y edificios, mesas, baldas y estanterías, barandillas de escalera, paredes divisorias, vitrinas, acuarios, cerramientos de terrazas, ascensores…

Aparentemente ambos vidrios parecen iguales pero en relación a sus propiedades y características, existe una gran diferencia entre ellos:

Choques térmicos: 

El vidrio templado es más resistente el calor, no se derrite o se rompe aun si la llama se aplica directamente. El vidrio laminado aunque puede soportar calor un tiempo, no es resistente al fuego o a los choques térmicos.

La filtración de la luz: 

El vidrio laminado es perfecto para ventanas y techos de vidrio, las láminas PVB ofrecen gran protección frente a los rayos UV, absorbiendo el 99,5% de ellos. El vidrio templado carece de protección solar, aunque es más resistente al calor directo del sol, el frío o los impactos.

Impacto: 

Los vidrios templados presentan un aumento de la resistencia mecánica y ante un impacto sus piezas se rompen en trozos muy pequeños que no representan peligro. En el caso del vidrio laminado tiene una gran resistencia a la penetración y ante un impacto la lámina plástica mantiene los trozos del cristal juntos, creando una superficie casi impenetrable.

 

Seguiremos publicando nuevos post, así como nuestros trabajos realizados.

Espero que les haya gustado y sirva de ayuda en sus proyectos.

Síguenos en Facebook e Instagram:

 

https://www.facebook.com/reformas.noirblanc/

https://www.instagram.com/noirblanc.reformas/?hl=es 

 

 

CAROLINA RODRÍGUEZ SUÁREZ

Arquitecto Técnico

822908100

622410900

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Noir Blanc, Reformas Cocinas e Interiorismo. Reforma integrales de viviendas, locales, naves, cocinas, baños, suelos laminados, carpintería de pvc Kommerling,

Llamar

E-mail

Cómo llegar